Fundación Colegio Alborada,educación personalizada, Innovación educativa, bilinguismo,

Son 17 preguntas realizadas a Alfonso Aguiló Presidente de la Fundación Arenales, interesante entrevista.

Entrevista a Alfonso Aguiló, Presidente de la Fundación Colegio Alborada

¿Cómo nació el Colegio Alborada?

En el año 2008, varias personas que llevábamos muchos años trabajando en la enseñanza nos planteamos que había una necesidad que no estaba siendo atendida, y después de darle muchas vueltas decidimos poner en marcha una fundación que promoviera colegios.

¿Y Alborada fue el primer proyecto?

Efectivamente. En el año 2009 comenzamos con el Colegio Alborada, aquí en Alcalá de Henares. La acogida fue extraordinaria, y un año después el colegio tenía ya 850 alumnos. Nos dimos cuenta de que había una fuerte demanda de ese tipo de enseñanza, y así continuamos después en Arroyomolinos, Carabanchel, Alcobendas, Rivas, etc.

¿A qué tipo de enseñanza se refiere usted?

Una enseñanza centrada en la atención personal de cada uno, con una fuerte implicación de la familia, con una clara identidad cristiana, con una apuesta decidida por el inglés, por la tecnología, por la innovación, por la excelencia académica. Y a la que pudieran acceder todas las familias interesadas.

• ¿Y qué entiende usted por excelencia académica?

Que cada persona tenga oportunidad de dar lo mejor de sí mismo, que pueda sacar el máximo partido a su propio talento, con independencia de que la sociedad juzgue que ese talento sea mucho o poco.

• ¿Cómo se manifiesta en la práctica esa identidad cristiana a la que antes se refería?

La identidad cristiana está presente de modo transversal en la vida diaria del colegio, como lo está en la vida diaria de una familia cristiana. Hay clases de religión, hay un capellán, hay una capilla, se prepara para la Primera Comunión o para la Confirmación, etc., pero sobre todo buscamos que el sentido y el espíritu cristiano esté presente en la vida de los profesores, de los alumnos, de todos, y siempre en un clima de total libertad. Hay toda una serie de valores que proceden del humanismo cristiano, que están muy presentes en nuestra sociedad y que son los que casi todo el mundo desea para sus hijos.

• ¿A qué valores se refiere?

Al trabajo bien hecho, a la honestidad, al sentido de la justicia, la preocupación sincera por los demás, el respeto a todos, el amor a la verdad, la lealtad con las personas, la gratitud. Muchos de esos valores son comunes con otras tradiciones y otras concepciones de la persona, pero la mayoría de ellos se han desarrollado a lo largo de la historia impulsados por la fe cristiana. Y todos deseamos que esos valores se hagan vida en la vida de las siguientes generaciones.

• ¿Las actividades propiamente religiosas son voluntarias?

Lógicamente, estos colegios están abiertos a todos, sean cuales sean sus creencias. Como es natural, los padres desean que sus hijos sean educados en los valores que ellos comparten, y lo habitual es que traigan a sus hijos a estos colegios si desean que sean educados en esos valores y ese ambiente. Pero se puede tener otra religión, o ninguna, o no desear participar de algunas de esas cosas. Por supuesto, la asistencia es voluntaria, igual que la atención del sacerdote, la preparación para la Primera Comunión, etc.

• ¿Hay alguna institución “detrás” de estos colegios, como el Opus Dei, o el Camino Neocatecumenal?

Empiezo por decir que yo soy del Opus Dei, y que hay algunas otras personas del Opus Dei, y otras del Camino Neocatecumenal, y otras forman parte de otras instituciones de la Iglesia Católica, y otras de ninguna, pero no hay una vinculación institucional con el Opus Dei ni con el Camino Neocatecumenal. Lo que deseamos es que quienes aquí trabajan muestren con el testimonio de su vida todos esos valores de los que hemos hablado, desde ámbitos muy plurales.

• ¿Cómo es su apuesta por la innovación?

Nos parece que una educación personalizada debe adaptarse al tiempo en que se vive, a las personas a las que se dirige, y esa es la razón por la que observamos con mucha atención todas las innovaciones que se presentan en el panorama mundial de la enseñanza, para ser personas de nuestro tiempo y nuestro mundo, atentos a todas las mejoras que el desarrollo nos pueda traer. No es que busquemos la innovación por la innovación, se trata de no ser demasiado conservadores y de alentar a nuestros alumnos a abordar con audacia los grandes cambios que a lo largo de su vida van a vivir.

• ¿Y la tecnología? Hay opiniones diversas al respecto.

Pensamos que la tecnología ha venido para quedarse. Tiene muchas cosas muy buenas y algunas que no lo son tanto. Creo que la tecnología debe estar presente en el aula desde muy pronto. A los niños les resulta totalmente natural, tienen unas grandes aptitudes para manejarla, mucho más que los adultos, y es algo que nos abre a enormes posibilidades. La tecnología debe estar en el trabajo diario del aula, para que la incorporen a su vida en un ámbito de trabajo, de cultura, de aprendizaje, de comunicación. Y que no sea solo en un ámbito de ocio, de entretenimiento, o de otras cosas que son menos recomendables.

• ¿Y la apuesta por los Idiomas?

En España hay un retraso importante en todo lo referente a los idiomas, que poco a poco se va recuperando. Estoy seguro que dentro de un tiempo los idiomas no serán un valor añadido diferencial tan importante en los colegios, porque todos los habrán incorporado de modo total y completo, pero mientras llega ese momento hay que apostar con decisión para que los alumnos salgan de nuestros colegios hablando inglés con total normalidad.

• ¿Qué opinión tiene sobre el panorama educativo de nuestro país?

Pienso que en estos momentos hay una conciencia clara de que es preciso alcanzar un gran pacto social y político por la educación, que aleje de las aulas todos esos frentismos políticos e ideológicos que están contaminando el sano debate por la mejora de la educación. La educación en nuestro país mejorará cuando se mejoren las leyes, pero sobre todo cuando mejoremos todos los que estamos en torno a la educación: los profesores, las familias, los equipos directivos, las administraciones educativas… y, como es natural, también los alumnos. Hay una cierta tendencia a señalar culpables y soluciones un poco lejanas a lo que está en nuestra mano hacer, y creo que lo importante es que cada uno mejoremos lo que esté a nuestro alcance.

• ¿Qué proyectos de futuro tiene la Fundación Arenales?

Queremos cultivar con mucha atención los principios básicos que inspiran nuestro proyecto educativo, para que el crecimiento no diluya el espíritu que los ha inspirado. Queremos establecer procedimientos que ayuden a que eso sea más fácil. Queremos compartir con otros todo lo que vayamos aprendiendo, porque pensamos que la enseñanza debe ser muy abierta, como lo es por ejemplo la medicina, donde todos comparten de inmediato cualquier avance, porque está en juego la vida y la salud de muchas personas, y en nuestro caso está en juego algo también fundamental, como es la educación de las siguientes generaciones.

• ¿Y en qué nuevos lugares han pensado comenzar con nuevos colegios?

Nosotros siempre hemos ido a lugares donde nos han llamado, a donde nos han pedido que estemos y eso haya resultado posible. No tenemos afán de crecer por crecer, ni pensamos que seamos mejores que los demás. Tenemos un modelo educativo, queremos aprender de los demás, mejorarlo de modo continuo, y ofrecer lo que hacemos a quien le resulte de interés. Por el momento vemos que es así, que nos llaman de muchos sitios, en España y fuera de España, y procuraremos atender esas llamadas con prudencia poco a poco.

• ¿En qué aspectos están trabajando ahora en sus colegios?

Estamos desarrollando un plan estratégico, como hemos comentado antes, con la participación de muchas personas, pues deseamos ser una institución abierta y participativa. También queremos dar más pasos para ser una institución transparente y dar a conocer cada vez más todo lo que se hace. Hemos publicado en la red todos nuestros documentos institucionales y queremos con eso dar a conocer a todo nuestro entorno cómo queremos ser, para recibir feedback y poder mejorar. Uno de esos documentos es un plan de igualdad, con el que queremos impulsar decididamente la lucha contra las desigualdades en todos los ámbitos. En esa línea, por ejemplo, queremos avanzar en la educación en el cuidado, pues nos parece que se trata de un área bastante poco desarrollada.

• ¿A qué se refiere con la “educación en el cuidado”?

He visitado más de veinte países en todo el mundo procurando aprender de cómo trabajan en las escuelas de cada uno de esos lugares. Me resultó muy interesante ver la atención que ponen en Finlandia a todo lo relativo al cuidado. Los chicos y chicas aprenden en las escuela numerosas “home skills”, mediante asignaturas y talleres relacionados con “home economics”, “textile work”, etc. Se considera importante que todos los alumnos salgan de la escuela con amplios conocimientos que aseguren su completa autonomía en la vida doméstica, tanto en cuestiones de cocina como en el tratamiento de la ropa, limpieza, bricolage, economía doméstica, etc. Queremos que los alumnos aprendan de modo natural a cuidar de sus cosas, de su ropa, de su alimentación, de su casa, de su vehículo, de la naturaleza, de todo. Deben ser cuidadosos, detallistas, observadores, educados, sensibles. Eso, que en la educación tradicional se consideraba como un aprendizaje del estereotipo femenino, debe estar presente en la educación de hoy de modo transversal, de modo idéntico para chicos y para chicas, con total naturalidad. Y además ayudará a la conciliación familiar, que es tan necesaria.

• Una última cuestión. ¿Cómo está organizada la estructura de la Fundación Arenales?

Arenales es una red de colegios que ha nacido de una manera natural y que poco a poco ha ido tomando una forma jurídica más organizada. Son varias fundaciones, lógicamente sin ánimo de lucro, que han promovido varios colegios y que trabajan en red. A esa red se han unido poco a poco otras escuelas mediante acuerdos con los que compartimos marca, proyectos, formación, asesoramiento, etc. No queremos tener apenas estructuras centralizadas. Somos partidarios de modos de trabajo muy basados en la responsabilidad local y en compartir conocimiento del modo más sencillo y eficiente que resulte posible.