Mons. Reig confirma a los alumnos de 3º de Primaria

El pasado domingo 5 de febrero, veintiún niños de 3º de Primaria recibieron el sacramento de la confirmación en la capilla del edificio C. La ceremonia fue presidida por el Sr. Obispo de la Diócesis, Mons. Juan Antonio Reig Pla, y fue concelebrada por su secretario particular, D. Gabriel García-Alfageme y por uno de nuestros capellanes, D. José Damián Budia.

Minutos antes de comenzar la Eucaristía, el Obispo quiso reunirse a solas con los chicos. Durante media hora, D. Juan Antonio estuvo explicándoles, en la clase donde trabajan todos los días, las diferencias entre signo y sacramento, algunos detalles de la ceremonia, la vida de algunos santos relacionados con nuestra ciudad (San Diego o San Ignacio de Loyola), así como la importancia de la oración cotidiana. En el encuentro estuvieron presentes el director de Alborada, D. Javier Doncel, y el capellán titular, D. Ignacio Álvarez. El ambiente fue muy distendido y entrañable: los alumnos comprobaron, en primera persona, cómo un obispo ejerce su labor como pastor y padre de almas.

La Santa Misa comenzó a las 12 del mediodía. En su homilía, Mons. Reig Pla señaló que vivimos en una época de “emergencia educativa”, en la que se hace necesario poner todos los medios “para que la educación sea, verdaderamente, educación de personas, que les ayude a conquistar su libertad para el bien, para que no renuncien a conocer la Verdad y para que crezcan en armonía, junto con la edad, en las virtudes necesarias para afrontar todo lo que va a ser su vida personal, vocacional y profesional”.

Explicó cómo las cosas materiales pasan, pero el bien moral, acumulado a lo largo de las generaciones, es el bien más preciado que pueden transmitir los padres a sus hijos. “Las personas necesitan modelos de referencia, tener a quién mirar. Los niños tienen como referencia a su padre y a su madre”. El Sr. Obispo animó encarecidamente a los padres a que asistan con sus hijos a Misa, a que les enseñen a rezar en casa, a bendecir los alimentos, a mantener, en definitiva, un contacto directo e íntimo con Dios.

Después, Mons. Reig Pla se centró en el sentido del sacramento de la confirmación: “Recibiréis, queridos niños, al Espíritu Santo, que es la omnipotencia, la fortaleza y el amor de Dios… ¡Y Dios hará de vosotros templos del Espíritu Santo!”. D. Juan Antonio quiso sembrar, en los fieles del Colegio Alborada, palabras llenas de esperanza y de confianza en el Señor: “Es posible que estemos pasando por momentos tristes. Sin embargo, siguiendo el modelo de Job, a veces un fracaso en la vida es la gran ocasión para reencontrarse con Dios. Job no desespera, aunque lo haya perdido todo, a sus hijos y a sus bienes. ¡Y cuánto sufrimiento vemos hoy en día en nuestra sociedad! Pero el Señor sana los corazones destrozados, Dios nunca viene a nosotros como enemigo. ¡Dios viene siempre a salvarnos!”.

A continuación, dio comienzo el rito de la confirmación. Los confirmandos renovaron las promesas bautismales y la profesión de fe. Después, el Obispo impuso las manos sobre los niños, invocó la efusión del Espíritu Santo, y les ungió con el santo crisma en la frente.

La entrañable ceremonia concluyó con una pequeña y alegre tertulia entre Mons. Reig Pla y los recién confirmados. Les hizo una serie de preguntas personales y les pidió perseverancia en la fe, animándoles a seguir muy unidos al Señor y a la Iglesia.