Confirmaci​ones Alborada y Fiesta del Seminario Menor

El pasado viernes 15 de junio, coincidiendo con la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, titular del Seminario Menor de la diócesis, tuvo lugar, en la Catedral Magistral de Alcalá, una solemne y entrañable Eucaristía presidida por el Sr. Obispo, Mons. Juan Antonio Reig Pla. Cuarenta y dos alumnos del Colegio Alborada recibieron el sacramento de la Confirmación, cuyo efecto es la especial efusión del Espíritu Santo. «Esta efusión imprime en el alma un carácter indeleble y otorga uncrecimiento de la gracia bautismal; arraiga más profundamente la filiación divina; une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia; fortalece en el alma los dones del Espíritu Santo; concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana» (Compendio del Catecismo).
A las ocho de la tarde los seminaristas salieron en procesión del Seminario Menor portando a hombros la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. En la puerta de la Catedral les esperaban el Sr. Obispo, los sacerdotes concelebrantes y sus compañeros que iban a ser confirmados. La mayoría de los seminaristas menores son también alumnos de Alborada.
Una vez iniciada la ceremonia, el capellán del Colegio, el Rvdo. D. Ignacio Álvarez, presentó a los jóvenes Henry Aguilera, David Campos, Juan Manuel Escoto, Germán Gamarra, Miguel Ángel Gómez, Luis Miguel Illanas, Ricardo López, Víctor Pereira, Álvaro Prieto, Álvaro Reina, José Luis Rodríguez, Julio Gualda, Enrique Mansilla, Javier Nicolás, Álvaro Orlandini, Gonzalo Pérez, Jorge Prieto, Francisco Javier Quintano, Fernando Aguilar, Javier Chiva, Alberto Fernández, Alejandro García, Alberto Gómez, Javier Gómez-Galarza, Mario Plácido Martín, José María Moreno, Roberto Rodríguez, Álvaro Rodríguez, Rodrigo Ruiz, Javier Salas, José Luis Valderas, Jacobo Carlos Casado, Eduardo Gómez, Eduardo Jiménez, Vicente Montoya, Javier Palau, Pablo Cayetano Puentes, Rafael Díaz, Javier Doncel, Joaquín Lafuente y Álvaro Pérez. Todos ellos son alumnos de Educación Secundaria. Seguidamente, el Rector del Seminario Menor, Rvdo. D. David Calahorra, presentó al joven Javier Belmonte Peñalver, seminarista menor y alumno de 2º de ESO en el Colegio.
Durante la homilía, Mons. Reig Pla explicó el significado de los elementos y signos presentes en el presbiterio: la imagen del Sagrado Corazón, signo del Amor de los amores, la de Jesús en la Cruz, el Amigo que ha dado la vida por nosotros, el Cirio Pascual, símbolo del Señor Resucitado, el Altar del sacrificio donde Él se ofrece, por nosotros, en la Eucaristía, presencia real de Jesucristo. D. Juan Antonio habló a los jóvenes de la Palabra de Dios, proclamada en el ambón, de los sacerdotes, enlos que se hace sacramentalmente presente Cristo, de la persona del Obispo, quien sentado en su cátedra, enseña, como sucesor de los apóstoles, a los fieles congregados en la Catedral. Utilizó en todo momento un lenguaje claro y pedagógico para adentrar a los confirmandos en el misterio de gracia que estaban a punto de recibir.
El Obispo señaló que “Dios nos quiere con un amor tierno”, como un padre que cuida de todos nosotros. “No es un ser invisible más allá de las nubes, sino que Cristo mismo ha venido a contarlo, ha desvelado el Misterio, y con lazos de amor nos atrae hacia Él”. Mons. Reig recalcó en varias ocasiones que todos somos hijos del mismo Padre:“no tengáis miedo, queridos muchachos: ¡Dios siempre cuida de nosotros, te quiere a todas horas, cada minuto y cada segundo, porque su amor es un amor hasta la muerte!
En tono paternal, D. Juan Antonio se dirigió a los confirmandos: “No tienes que asustarte ante nada, cuando lleguen los momentos fáciles o los difíciles, cuando llegue la enfermedad y la muerte, dirás ‘no tengo miedo, porque Dios es mi Padre’ y Él lo puede todo”. Solicitó a las familias y a los educadores que ayuden a los muchachos a potenciar el amor de sus hijos por el Señor y por la Iglesia, acercándoles a la oración y a los sacramentos. “Seréis templos del Espíritu Santo: mantened el templo limpio, eso significa ir a confesar los pecados de vez en cuando”, pidió.
Tras la renovación de las promesas del Bautismo, los cuarenta y dos muchachos fueron subiendo al presbiterio uno a uno, acompañados por sus padrinos, donde Mons. Reig les ungió con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes) y les bendijo pronunciando las palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo».
La Santa Misa contó con la magnífica participación del Coro de Alborada, integrado por padres y madres del Colegio, y magistralmente dirigido por el profesor D. Luis Miguel Orviz.

Fotos Confirmaciones Alborada y Fiesta Seminario Menor