Las familias han aportado mejoras sustanciosas a través de su visión de la situación

En Alborada hemos comenzado el curso entrando con paso firme en la nueva normalidad. Nueva porque nos ha traído nuevas situaciones y retos a los que enfrentarnos; retos que traen oportunidades de aprender e ilusionarse. Normalidad gracias al trabajo de todos, desde el equipo tecnológico hasta las familias, pasando por profesores y alumnos, cada uno aportando su parte. El equipo tecnológico ha renovado cada clase con nuevos aparatos informáticos a la vez que ajustaba las herramientas digitales que usamos habitualmente. Por su parte, los profesores han adaptado su estilo de trabajo en las nuevas circunstancias tan rápidamente como los alumnos, mientras que las familias han aportado mejoras sustanciosas a través de su visión de la situación.

Gracias a todos ellos podemos ofrecer una propuesta de aprendizaje que se lanza sin miedo al nuevo marco educativo que nos imponen las circunstancias. Así, y a pesar de todo, conseguimos que Alborada pueda seguir siendo un colegio de todos y para todos. Porque no importan las circunstancias: queremos seguir estando a tu lado.