El límite es la imaginación

Después del primer paso en la etapa escolar de los alumnos, el siguiente se da en secundaria. En la asignatura de Tecnología, Programación y Robótica se busca que los alumnos avancen en sus capacidades creativas, constructivas y de pensamiento lógico mediante la preparación de diferentes proyectos en consonancia con el contenido tratado. En este caso, mecanismos.

El proyecto ha consistido en la realización de un pequeño hotel con la instalación de un ascensor movido mediante un sistema de poleas. Con unas pequeñas indicaciones y una rúbrica conocida por los alumnos para saber cómo se calificará, el límite es su imaginación.

El trabajo realizado en el aula ha sido ejemplar, con alumnos implicados y concentrados en la construcción de sus hoteles. No hay que olvidar el compañerismo que subyace en este tipo de proyecto, en donde la información referente al funcionamiento y construcción de los mecanismos pensados para sus hoteles era continua conversación durante las horas de clase, generando un gran ambiente de trabajo y aprendizaje.

TPR, un espacio para la creatividad y un aprendizaje diferente.