“Enamorarles del idioma y fortalecer su sentido de grupo y equipo dentro de la clase”

Hablamos con Britta Mildenberger, profesora de alemán en Alborada.

Nací en Koblenz, en el suroeste de Alemania, donde me crie y asistí al colegio. Cuando lo terminé, me fui un año a vivir a Francia, donde conocí a mi marido, español, con el que vine a España en 1990.

En la universidad de Alcalá de Henares me licencié en Filología Inglesa, con habilitación para alemán y francés para Secundaria. Durante unos años me dediqué a dar clases a directivos en empresas y después trabajé en el Colegio Santo Tomás de Aquino, donde inicié la enseñanza del alemán.

Desde hace 8 años trabajo en el Colegio Alborada y tengo mi propia academia de alemán, el ‘Deutsches Eck’.

En mi tiempo libre me gusta estar con mis amigos y familia, leo mucho, y una de mis grandes aficiones es cocinar. La creatividad en la cocina me relaja.

¿Qué es para ti enseñar?

Enseñar para mí es transmitir. Transmitir conocimientos, pero también valores, fomentar la madurez y la autoestima de los alumnos. Intentar evocar en ellos el interés por su propio porvenir, tanto académico como personal. Fomentar el compañerismo, la tolerancia y el sentido de grupo dentro de la clase. Hacerles entender su responsabilidad frente a sí mismo y dentro de la familia. Enseñar es transmitir y motivar.

¿Crees que los españoles tenemos buenas capacidades para aprender idiomas?

No sé si esto es una cuestión de nacionalidad o más bien de talento personal. Sí que es cierto que en España cada vez es más normal o frecuente, que las personas aprendan o hablen al menos un idioma extranjero, así que para los jóvenes le hace que lo vean más asequible, y esto les facilita el aprendizaje.

¿El alemán en Alborada va ganando prestigio?

Creo que sí, a través de la realización de los exámenes internacionales del Goethe Institut, que tiene lugar en nuestro centro. Sí que me ha extrañado y hasta cierto punto entristecido, que este curso 2020/21 ha habido un número más alto de alumnos de 1º y 2º de la ESO, que ha decidido no darse la oportunidad de conocer el alemán, eligiendo la optativa de refuerzo de matemáticas. En los últimos 6 años, esta optativa ni siquiera se ha podido ofrecer por falta de alumnos para cursarla. Creo que todos los alumnos deberían darse la oportunidad de conocer el alemán, cursarlo un par de años, darse a sí mismo una oportunidad. Tiempo hay en 3º de la ESO para elegir otra optativa si el alumno realmente tiene problemas de seguir. Pero eso, claro, es decisión de cada familia. Sin embargo, en los cursos a partir de 3º de la ESO, donde tradicionalmente se desapuntaban más alumnos a favor de las optativas de cultura clásica o filosofía, se ha mantenido un grupo mucho más numeroso en la asignatura de alemán.


¿Puede llegar el momento que el alemán sea tan necesario, en el mundo laboral, como el inglés?

No. El inglés es tradicionalmente el idioma ‘internacional’, en el que se puede comunicar la mayoría del mundo laboral. Más bien pienso, que en nuestra generación joven es algo normal que todo el mundo tenga un buen nivel de inglés, así que esto ha dejado de ser un distintivo. El alemán, sin duda uno de los idiomas más importantes en el mundo laboral en Europa, es un Plus, algo que destaca, algo que no tiene todo el mundo, algo que puede abrir muchísimas puertas en el futuro laboral de nuestros alumnos.

¿Cuál es tu método para que los alumnos aprendan bien tu idioma?

¿Mi método? La motivación y la creación de una relación personal con cada uno de mis alumnos. Me considero una persona muy cercana, intento comprometer a los alumnos consigo mismo y conmigo, con su aprendizaje. Enamorarles del idioma y fortalecer su sentido de grupo, equipo dentro de la clase. Hacerles ver que son responsables de su futuro, ‘Jeder ist seines Glückes Schmied’, cada uno es el herrero de su propia suerte. Hacerles ver que el saber idiomas les ayudará en su camino y les hará ser personas más interesantes.

¿Qué hace que unos alumnos aprendan más rápido que otros un idioma?

El talento y la autoconfianza. Talento tenemos todos, cada uno de nosotros, pero no necesariamente para lo mismo. Para averiguar si lo tienen, es fundamental darse una oportunidad de conocerlo durante los dos primeros años en la ESO. La autoconfianza ayuda mucho, hace que vayan a los límites de sus propios conocimientos para comunicar, así que practican más y utilizan todo lo que han aprendido, y el aprendizaje es más rápido.

¿Crees que todos los alumnos pueden manejarse bien en dos, tres e incluso cuatro lenguas?

Sí, creo que no les cuesta diferenciar. Lo creo porque lo he visto muchas veces. No suele suponer ningún problema, al contrario. Cada nuevo idioma cuesta menos, aprender idiomas abre la mente.

¿Un alumno al acabar en Alborada, en bachillerato, que nivel de conocimiento del alemán puede llegar a tener?

Actualmente los alumnos cursan el A1 en 1º y 2º de la ESO, el A2 en 3º y 4º de la ESO, y el B1 en los dos años de bachillerato, así que éste es el nivel que alcanzan cuando acaban su trayectoria en Alborada. Algunos incluso algo por encima, el intercambio con Alemania que realizamos con los alumnos de 4º de la ESO y 1º de bachillerato hace que hagan amistad con jóvenes alemanes y muchos luego siguen con esta relación, visitándose mutuamente en vacaciones, esto también sube su nivel comunicativo. ¿Una propuesta? A mí me parecería una idea estupenda empezar con alemán en 5º de Primaria, así ganaríamos 2 años y podríamos llegar al nivel B2 en bachillerato. –