CONTIGO MARÍA, ESPERAMOS A NUESTRO SALVADOR